Regüelta pola educancia públicu

La educación pública en Cantabria vive momentos de incertidumbre. El proceso de privatización de la educación impulsado por el Plan Bolonia y la Estrategia 2015, se ve reforzado con los recortes impuestos por el Gobierno de Cantabria. Se aumenta el precio de las matrículas, no se hacen sustituciones, se recorta en materiales, se omite las materias con contenido autóctono… Se pone al límite a una educación pública que ya arrastraba enormes carencias. Hoy, las organizaciones sociales tenemos la responsabilidad de estar a la altura de la situación.

Desde Regüelta, organización juvenil de la Isquierda Cántabra, tenemos el convencimiento de que la privatización de la educación y los servicios públicos es un ataque directo contra los intereses de las clases populares de este país. Así, hace ya catorce años apostamos por construir una Cantabria diferente, donde quienes habitamos esta tierra tengamos la soberanía para decidir sobre nuestro presente y nuestro futuro, donde ningún cacique pueda decidir sobre nuestra vida como personas y como pueblo.

La juventud tiene un papel determinante en este proceso, porque vive el desmantelamiento del sistema educativo público como estudiante y como trabajadora. Como estudiantes, en una educación obligatoria masificada y normativizada, que sólo sabe medir el conocimiento a través de exámenes, de control social y donde te juegas tu futuro en tres días con la selectividad. Pagando matrículas, quedándonos sin becas, sentándonos en una silla a escuchar en silencio.  Como trabajadores, opositando a un número ridículo de plazas, sin hacer sustituciones, trabajando en precario también en la administración pública.

Recortar en educación es generar más desempleo e hipotecar el futuro de todxs. Pero al Partido Popular nunca le ha interesado el futuro de las clases populares de Cantabria, porque apuesta por la elitización, los conciertos a centros educativos machistas y los tratos de favor hacia la Iglesia Católica. Porque al PP no le interesa Cantabria, ni la autonomía, ni nada que vaya más allá de su bolsillo y el de su gente, su Centro Botín, sus desfiles militares, su circo.

Por eso, la única alternativa es organizarse y luchar. Porque la mejor garantía para generar alternativas y plantarles cara, es una juventud cántabra rebelde y combativa. Porque merecemos otra educación y vamos a pelearla desde la base. Construyamos una educación pública, democrática, cántabra, no patriarcal y de calidad. Es época de ser valientes, de defender lo que es nuestro, lo que es de todxs. Es tiempo de lucha.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: