L`Argayu entrajila un cursu de cántabru en Sanander

La asociación cultural L`Argayu continúa en la lucha por la defensa y la recuperación de los rasgos culturales más importantes de nuestro país. En esta ocasión, ha realizado una interesante iniciativa para promover el patrimonio lingüístico de Cantabria.

L`Argayu ha organizado un curso de cántabru en la librería La libre de Sanander (C/ Rampla Sotileza nº 1) que empezará el martes 14 de Febrero. Las clases serán impartidas todos los martes desde las 20:00 a las 22:00 h.

Esta es una gran oportunidad para aprender más sobre nuestra propia cultura y para aprender a hablar nuestra lengua autóctona hoy casi olvidada. No podemos darle la espalda, y menos ahora, al cántabru, pues desde las instituciones han dejado más que claro que no harán nada por protegerle y menos aún por revivirlo. Solo con todo nuestro apoyo y esfuerzo conseguiremos preservar esta importantísima parte de nuestra cultura. No lo dejemos morir.

Para apuntarte al curso, envía un e-mail a largayu@yahoo.ca o llama al 665053617.

L’Argayu denuncia que el Día de las Letras de Cantabria “naz coju y surdu”

Ante la aprobación por parte de la Consejería de Cultura de una propuesta de la Sociedad Cántabra de Escritores para instaurar el 19 de febrero un ‘Día de las Letras de Cantabria’, desde la Asociación Cultural L’Argayu queremos manifestar que “nos gustaría celebrar que por fin se llenara un gran vacío”, pero por desgracia las características anunciadas de la conmemoración “no suponen más que un nuevo parche irrelevante, sumiso, conservador y malinchista en una cultura cántabra que se desangra”.

La elección del 19 de febrero, festividad de Beato de Liébana, por tratarse éste del “primer autor de textos en castellano o español en Cantabria”, sirve al menos para poner de relieve lo que ya denunciamos en su día: la invención de un supuesto origen cántabro del castellano dos siglos antes a través de un estudio encargado ad hoc por el PRC de Revilla para justificar el “pelotazo” de la Universidad Pontificia de Comillas, sin el menor rastro de argumento histórico o lingüístico.

Los “bandazos” de las sucesivas consejerías de cultura de Cantabria inventándose documentos en castellano, ora en el siglo VI en Campoo-Valderredible (Marcano), ora en el siglo VIII en Liébana (Serna), sin ningún fundamento científico, datándolos en periodos en que ni siquiera estaban formados los romances, demuestran el escaso interés por parte de la clase política por la redacción independiente de una Historia de Cantabria rigurosa que no sirva sus intereses políticos actuales. Continue reading