• @Isquierdacant

  • Isquierda Cántabra

  • Organizacionis de la isquierda cántabra

  • Abora

    Blogue Abora
  • Regüelta

    Web Regüelta
  • Langresta

    Blogue Asamblea Feminista Langresta
  • L’Argayu

    Blogue Asoc. Cult. L'Argayu
  • Cadíu

    Blogue Distribuiora Cadíu
  • Nós

  • Collaz@s

    Plataformas y organizacionis collazas:
  • Cantabria No Se Vende

    Cantabria No Se Vende
  • Coordinaora Antifacista de Cantabria

    Blogue de la Coordinaora Antifacista de Cantabria
  • Plataforma Esclave

    Plataforma Esclave pol Patrimoniu Lingüísticu Cántabru
  • Agrégamos:

  • ISQUIERDA CÁNTABRA enas redis socialis

    ISQUIERDA CÁNTABRA en Facebook
  • Canal Regüelta

    Canal de Regüelta nel Youtube
  • Más enlacis:

  • EnfoCant

    EnfoCant
  • Foru d’asuntamientu

    Foru Cantabria
  • RSS EnfoCant

    • An error has occurred; the feed is probably down. Try again later.

Comunicau d’Abora contra l’A.V.E.

NO AL A.V.E.

El A.V.E. se ha publicitado como un símbolo de progreso, y de ahí se ha llevado a erigirlo como la llave insustituible del mismo. Pero el A.V.E. y otras grandes vías de comunicación, por mucho que se usen para simbolizar una, supuesta, idea de progreso, no son el progreso en sí mismo.

El A.V.E. no traerá más progreso al pueblo cántabro, porque el subdesarrollismo insostenible al que nos abocan los empresarios sirviéndose para ello de los políticos y los medios de comunicación, no es progreso. El pueblo se está dejando engañar de nuevo, al tener el tipo de aspiraciones que quienes manejan la situación quieren que tenga. Ya antes nos han vendido la idea de las grandes vías de comunicación como la condición indispensable para nuestro desarrollo. Pero hemos visto de forma palpable cómo paralelamente a su existencia lo que aumentó fue la presión urbanística y el encarecimiento del precio de la vivienda, que se aproximaron a los índices propios de los lugares de los que procedían los demandantes externos de segundas residencias, provenientes de comunidades con más alta renta y poder adquisitivo. Continue reading